El fundamentalismo protestante es el peor enemigo de los indígenas de América Latina

 

 

Emilio J. Corbière

 

 

 

Fundamentalismo protestante en América Latina, mision evangelica Nueva Tribus, sectas evangelicas
Fonte: www.argenpress.infoccola
Fundamentalismo protestante en América Latina, mision evangelica Nueva Tribus, sectas evangelicas

La expulsión de Venezuela de la misión evangélica  Nuevas Tribus reactualizó la penetración del  fundamentalismo protestante estadounidense entre  los indígenas y los pobres urbanos de América  Latina. 'Se van de Venezuela. Son agentes de una  verdadera penetración imperialista. Se llevan  información sensible y están explotando a los  indios. Así que se van... Y me importa un bledo  las consecuencias que esto pueda traer', dijo Hugo  Chávez el 12 de octubre, cuando anunció la  expulsión de los catequizadores fundamentalistas  instalados en su país Entrevista con José Marín González (Foto:  Francisca Cabieses) desde 1946. Los propósitos oscurantistas de la presencia  protestante fundamentalista en la región fueron  desmontados por el cientista peruano José Marín  González, quien investigó las etnias in situ e  imparte cursos de doctorado en universidades  europeas y latinoamericanas. Marín González,  doctorado en antropología en la Universidad de La  Sorbonne, trabajó en Africa con la UNESCO y  colabora con instituciones y publicaciones de  Europa y América Latina.

¿Qué busca el fundamentalismo protestante?

Es que los indígenas ocupaban --y aún se  encuentran-- en espacios geográficos de alto valor  estratégico...

¿Cómo comenzó esa penetración en Latinoamérica? 

El mejor ejemplo es el desarrollo de la misión  conocida como Instituto Lingüístico de Verano  (ILV), creado por el movimiento de traductores de  biblias de California de los años 30. Su fundador  fue William Cameron Tonwsend, un comerciante que  trataba de vender sus biblias en Guatemala,  pasando domingos enteros en las ferias sin  conseguir un solo cliente. Y se puso a pensar 'por  qué la palabra de Dios no ha podido terminar de  difundirse en 19 siglos, en cambio las máquinas de  coser Singer llegaron hasta el último rincón de la  Tierra en sólo dos generaciones'. La venta de  biblias es una iniciación obligada para todo  fundamentalista estadounidense, así como los  jóvenes 'elder' mormones deben prestar una suerte  de servicio militar obligatorio como misioneros en  el exterior.

Cameron Tonwsend concluyó que hacía falta traducir  la palabra de Dios a las lenguas indígenas y creó  el Instituto de Traductores de la Biblia Wycliffe,  honrando a John Wycliffe, el primer traductor  británico de la biblia al inglés. Este movimiento  instaló después el Instituto Lingüístico llamado  'de Verano' porque en las selvas tropicales  húmedas de sólo dos estaciones, los aviones son el  único medio de transporte y ...sólo pueden volar  en verano. 

Pero la primera incursión de los traductores fue  en México, en 1935, cuando el allegado más  influyente del presidente Lázaro Cárdenas era el  evangélico Moisés Sáenz, quien introdujo a los  misioneros protestantes fundamentalistas en  Chiapas para traducir la biblia a la lengua  náhuatl, hablada --entre otras etnias-- por los  quetzales. El primer hidroavión del ILV, donado  por el gobierno del general Cárdenas y llamado  'Moisés Sáenz', fue clave en Guatemala, el  siguiente destino del movimiento de traductores.  Las bases del ILV en Yarinacocha, en la Amazonía  del Perú, estuvieron permanentemente conectadas  con California mediante vuelos directos conducidos  por experimentados pilotos veteranos de guerra de  Corea y Vietnam.

Los mexicanos olvidaron que la doctrina  fundamentalista del 'destino manifiesto' de  'pueblo elegido' le arrebató gran parte de su  territorio para anexarlo a la 'tierra prometida'.  ¿Existe todavía en Perú el ILV?

Abandonaron las instalaciones de la selva. El  trabajo de penetración ideológica ya fue hecho:  han re-colonizado el Perú. Muchos dirigentes  indígenas de la Cuenca Amazónica peruana salieron  de la experiencia lingüística. So pretexto de una  educación bilingüe, el ILV impuso la traducción de  los textos religiosos a los dialectos autóctonos,  pero el hecho de que sus lenguas nativas  aparecieran escritas despertó un proceso de  liberación, re-identificación y re-valorización de  todo lo que los indígenas son por sí mismos. El  paso siguiente fue tomar la defensa de sus  intereses por su propia cuenta.

El ver sus lenguas originales escritas,  transformadas en escritura y aunque convertidas en  biblias, estimuló un despertar de identidades  profundas... Porque hay que entender que los  pueblos indígenas sufrieron la colonización desde  el principio: los primeros misioneros no fueron  los estadounidenses, sino los católicos españoles  o portugueses. Ya tenían una larga experiencia de  choque cultural, donde trataban de adaptar y de  re-adaptar su propia identidad cultural para --más  o menos-- encontrar una coherencia o un sentido de  la vida cotidiana. 

Entonces, ¿hubo o no destrucción cultural?

La destrucción se produjo en cierta medida,  porque la presencia protestante fracturó las  comunidades. El reclutamiento de los futuros  dirigentes religiosos se hizo entre los jóvenes,  quebrando toda la jerarquía tradicional.  Formalmente, las personas de edad tienen gran  autoridad moral y cultural en las comunidades  tradicionales indígenas. Cuando los misioneros  reclutaron preferentemente a jóvenes,  des-autorizaron a los ancianos que detentaban la  autoridad tradicional institucionalizada.  Fraccionaron a las comunidades y, de hecho, hubo  destrucción.

¿En que otros países hay misiones?

Además de Venezuela, las hay en Brasil,  Paraguay, Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia,  México, Guatemala, Honduras, Salvador, Panamá, ...  en todos lados. La influencia ha disminuido  bastante, pero están siendo reemplazadas por otros  fundamentalismos, como el movimiento evangélico  pentecostal, hoy más centrado en los sectores  urbanos... Por ejemplo, forma parte del movimiento  fundamentalista el general evangélico Efraín Ríos  Montt --también predicador y dirigente  evangélico--, presidente de facto de Guatemala  entre 1982 y 1986 gracias al apoyo de Ronald  Reagan, estuvo comprometido con la salvaje  represión que ocasionó más de 200.000 víctimas, en  su gran mayoría indígenas. Sus crímenes quedaron  impunes, pero después fundó el Partido Cristiano  Democrático. Sobre este este oscuro período de la  historia guatemalteca existe un extraordinario  documental de Félix Zurita llamado 'La memoria del  viento'.

Los mormones tienen la información del Registro  Civil de Chile y de casi todos los países de  América Latina... y del mundo...

...Y los árboles genealógicos. Tienen los bancos  de datos de las historias familiares. Desarrollan  una cartografía de la vida ciudadana y es por esto  que hay mucha protesta contra este espionaje de  los ciudadanos, que en EEUU se institucionalizó  jurídicamente en el ámbito doméstico con la ley de  Bush llamada 'Patriot Act'. 

La imaginación de George Orwell se quedó pequeña.  Se hubiera deprimido si constata la realidad que  hoy se vive con la pérdida de las libertades  personales, de las libertades ciudadanas y la  concreción de un estado policial que no tiene nada  que envidiarle al estado nacional-socialista  alemán de la segunda guerra. El espionaje al  interior del hogar, de los movimientos de la vida  social y todo eso...

Chile vendió los datos del Registro Civil a la  Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos  Días, en un contrato de la dictadura perfeccionado  por la 'democracia' ... Conocen nacimientos,  defunciones, casamientos..., bajo el pretexto de  identificar y reunir a las almas para salvarlas en  el Juicio Final. Además, asisten a la Biblioteca  Nacional en técnicas de microfilm y clasificación  de información bibliográfica... ¿Para qué querrán  los mormones toda esa información?

Los catastros de la población civil son útiles  en tiempos de represión, de control, de  manipulación... En la sociedad neoconservadora son  utilizados sistemáticamente por las empresas de  marketing. Un ciudadano no termina de salir de la  maternidad y ya está catastrado en el banco de  datos de la empresa publicitaria equis, que muy  pronto le venderá esa información a un  supermercado o a quien quiera vender cualquier  cosa. 

Los niños estadounidenses están todos catastrados  por las empresas de marketing, que en la práctica  les programan sus hábitos de consumo y les crean  necesidades artificiales. Es la construcción  eterna del mercado. Los clientes reciben 'tarjetas  de fidelidad' que permiten seguirlos como hormigas  en sus hábitos de consumo, a fin de adecuar la  publicidad y la presentación de los productos a  sus preferencias. 

Cuando el consumidor paga en la caja, entrega la  'tarjeta de fidelidad' que supone un pequeño  descuento, un regalito simbólico, una atención del  hipermercado a su clientela. Pero en ese instante  ingresa al banco del datos toda la información de  lo que compró para perfeccionar el seguimiento de  qué come, qué bebe y de sus usos personales. La  política comercial se construye a partir del tipo  de compras. Y trasladando esto a términos  políticos, bajo el nuevo concepto de seguridad  nacional de Bush, se alimenta un súper banco de  datos de grandísima importancia para quienes  detentan el poder del Estado, que les permite  controlar totalmente a la ciudadanía.

¿En qué otros países se instalaron bases  fundamentalistas?

La Asociación Evangélica de EEUU se expandió  hacia Guatemala, Perú, Ecuador, Bolivia, Brasil,  Paraguay, Chile, Argentina y Venezuela. Pero  dentro de esa vasta operación surgieron más  movimientos catequizadores, como Visión Mundial,  las Nuevas Tribus y otras tendencias profundamente  conservadoras --en lo social y en lo político--  ligadas a la Iglesia Bautista del Sur, que  rápidamente obtuvieron apoyo del departamento de  Estado para ampliar su empresa misionera. 

A partir de los años 30 hubo en los territorios  indígenas de América Latina una expansión mayor  que en los sectores urbanos. Los habitantes de las  grandes ciudades estaban más influidos por las  ideas populistas de los años 30, 40 y 50. Más  tarde, en los ' 60, creció el movimiento político  de América Central, mientras la influencia de la  Revolución Cubana lograba que el mundo estudiantil  y los trabajadores urbanos fueran más proclives a  la influencia de ideologías completamente  distintas a cualquier proposición evangélica. Por  primera vez, el monopolio ideológico religioso del  catolicismo, expresado en el pan-hispanismo, se  confrontó al pan-americanismo, entendido como una  ocupación del espacio de América Latina. O sea,  las iglesias evangélicas desafiaron el monopolio  de la Iglesia Católica Apostólica Romana, que  hasta ese momento tuvo la hegemonía religiosa en  toda la región. 

¿Cuáles fueron las zonas preferidas por los  evangélicos?

El movimiento catequizador se instaló primero  entre las poblaciones indígenas de zonas  geográficas estratégicas como la Cuenca Amazónica,  una fuente rica en recursos naturales, pero sobre  todo una de las grandes reservas de agua dulce del  mundo en que vivimos y, a la vez, un bocado que  despierta el apetito de las grandes potencias y,  sobre todo, de EEUU, sediento de su control  geopolítico estratégico. Muchas de estas misiones  evangélicas en la Amazonía, las Sabanas, el Matto  Grosso y el Chaco paraguayo fueron acompañadas por  la expansión de la prospección minera y petrolera  de grandes compañías que comprobaban en el terreno  los hallazgos de los satélites de los años 70. En  las misiones catequizadoras no sólo se encuentran  religiosos, sino también geólogos y biólogos. 

Las misiones se convirtieron en puestos de  avanzada de la expansión norteamericana en áreas  donde los estados nacionales todavía no habían  puesto el pie. Y lograron instalarse en alianza  total con esos estados, que también aspiraban a  dominar y asimilar a los indígenas bajo el  pretexto de la integración nacional, permitiendo  así que los fundamentalistas accedieran al  monopolio de la población originaria. Los estados  que buscaban controlar, asimilar y dominar áreas y  poblaciones indígenas le dieron luz verde a las  misiones evangélicas para que hicieran su trabajo  religioso-ideológico y, sobre todo, geopolítico.

Este fue el primer gran momento de la intensa  presencia fundamentalista protestante  estadounidense en las poblaciones indígenas, hasta  que la experiencia de la revolución militar  peruana de los años 70 alentó movimientos de  rechazo, e incluso de repudio, que plantearon la  expulsión de las misiones por considerarlas una  intromisión en la vida interna en búsqueda del  dominio de los pueblos originarios al interior de  los estados nacionales. El gobierno del general  Juan Velasco Alvarado (1968-1975) expulsó del Perú  al ILV. Más tarde habría intentos similares, pero  no todos prosperaron porque los evangélicos  continuaron bastante bien instalados hasta finales  del siglo 20.

Creo que el último antecedente ocurrió en el Día  de la Dignidad Indígena, en octubre pasado, cuando  el gobierno de Hugo Chávez decidió expulsar a las  Nuevas Tribus de Venezuela, explicando que los  pueblos indígenas no necesitan ser colonizados  tantas veces y que ahora gozan de toda la  autonomía para recuperar su dignidad y sus  territorios, dentro de lo que en ese país se  denomina 'la deuda histórica con los pueblos  indígenas'. 

¿Hay más presencia en las ciudades?

Es que a partir de los años 80-90 emerge una  nueva versión de la expansión del fundamentalismo  protestante norteamericano. En una América Latina  atravesada por crisis económicas profundas, donde  aumenta la precarización de la sociedad y crece el  empobrecimiento de los sectores populares,  asistimos hoy a una desesperación y frustración  galopantes. Como el mito del desarrollo no ha  podido resolver absolutamente nada significativo  para mejorar la vida de los pueblos, reapareció un  mensaje mesiánico milenarista que se desarrolla  principalmente en sociedades de gran conflicto y  desigualdad. 

Brasil, que tiene hoy la más retrógrada  distribución del ingreso junto con México y Chile,  es uno de los grandes territorios para la  expansión del protestantismo fundamentalista  sustentado por las iglesias pentecostales,  tributarias del reavivamiento moral y espiritual  que proviene de EEUU. El desarrollo logrado por  este fundamentalismo le permite controlar cadenas  de televisión y un gran capital económico, porque  quienes caen bajo su influencia deben aportar el  10% de su salario. Existe una colecta sistemática  de fondos para instalar nuevos centros de oración  en viejos teatros, antiguos cinemas y fábricas  desmanteladas por la reforma capitalista  neoconservadora. 

Ante la frustración de una sociedad que no ofrece  ninguna alternativa, la posibilidad de construirse  un espacio espiritual personal y accesible permite  que estas iglesias crezcan, pero con una profunda  vocación política conservadora,  pro-norteamericana. Eso explica también por qué la  Iglesia Pentecostal chilena fue bendecida por la  dictadura de Augusto Pinochet, quien encontró en  ella a un aliado político e ideológico capaz de  brindarle el Tedeum que la Iglesia Católica alguna  vez le negó por sus crímenes, un ritual que  todavía perdura en septiembre. 

¿Y la secta Moon?

Esta iglesia y grupo económico es una de las  organizaciones más poderosas. Sun Myung Moon es un  ex electricista coreano que perteneció a la CIA  hasta 1952, se hizo presbiteriano y  norteamericanizó su nombre original de Young Myung  Mun. Su nuevo nombre significa en inglés “sol  brillante y luna”.

Su Asociación del Espíritu Santo para la  Unificación del Cristianismo Mundial, más conocida  como Iglesia de la Unificación, es un poderoso  grupo económico con presencia en Asia, Europa y  América Latina. Posee una importante rama de  medios de comunicación que ni siquiera tienen  apariencia evangélica, conformando un verdadero  aparato de intoxicación psico-social. Su revista  Tiempos del Mundo, que circula en 17 países de  América Latina y en tres ciudades de EEUU, hasta  suele publicar reportajes interesantes, de  periodismo de investigación del tipo histórico,  por ejemplo sobre la injerencia de la CIA en la  Guatemala de Jacobo Arbenz, derrocado por ellos en  1954.

La secta posee además el periódico The Washington  Times y es la nueva dueña de la agencia United  Press International (UPI), que tiene cobertura  mundial y en muchos países, como en Chile, impone  la agenda diaria de las noticias que deben cubrir  los demás medios de comunicación. Muchas veces no  son los jefes de los medios quienes deciden cuáles  acontecimientos previstos del día tendrán los  honores de la 'noticia', sino la pauta de la UPI.  En el fondo, Moon impone la política noticiosa.

Cuando su primogénito se divorció y estuvo metido  en la cocaína, provocó algunos escándalos que en  los últimos años hicieron perder terreno en EEUU a  su progenitor y al grupo. Pinochet ha estado  ligado a esta gente que en Chile empleó como  director de 'Tiempos del Mundo' a Manuel Fuentes  Wendling, el ex segundo hombre de la organización  de extrema derecha Patria y Libertad y colaborador  de la dictadura que fue expulsado de por vida del  Colegio de Periodistas por delatar a sus colegas  comunistas.

La secta tiene otro parapeto llamado Causa  Anticomunista, donde colaboró dictando  conferencias el escritor peruano Mario Vargas  LLosa. El dinero no tiene color... En Buenos Aires  fundó en 1996 la empresa News World Argentina SA,  editora de Tiempos del Mundo que empleaba a más de  50 periodistas y trabajadores de prensa, hasta que  una noche de domingo, el 26 de octubre de 2003,  desguasaron e hicieron desaparecer la redacción,  entre gallos y medianoche, para dejar impago al  personal. Uruguay fue el centro de sus operaciones  para el Cono Sur. Ese país es un centro de  actividades del cristianismo fundamentalista.  Argentina, Bolivia y Paraguay son países donde la  expansión fundamentalista, tiene todavía un gran  territorio de cacería. En el Perú tiene menos  importancia, pero Ecuador y Colombia, son  territorios evangélicos por excelencia. 

¿Para qué adormecen a la gente?

Para distraerla. Los fundamentalistas  desmovilizan a grandes sectores marginados de la  sociedad con un discurso que no pone en tela de  juicio la realidad social, porque toda desigualdad  se explica por la simple voluntad de Dios y, más  que nada, hay que obrar por una salvación  puramente espiritual, sin que jamás pongan en  debate la situación económica y social donde  realizan su trabajo religioso. Desmovilizan  políticamente y esto es lo más importante de  estudiar. Lo podemos ver en el caso de la  dictadura militar de Pinochet en Chile, donde esta  iglesia fue favorecida con grandes privilegios; lo  observamos en el gran desarrollo de la Iglesia  Pentecostal en Brasil y en toda América Latina.  Estas organizaciones terminan por desmovilizar  políticamente a los pobres y postran  ideológicamente lo que pudo ser una toma de  conciencia masiva de la situación de marginalidad  en la que viven sus seguidores desposeídos. 

Estos movimientos tampoco han tenido  --prácticamente-- respuesta de una Iglesia  Católica muchas veces encerrada más en la teología  de la dominación que en la de la liberación, con  una jerarquía contraria a sus principios y aliada  de las dictaduras, que justificó una serie de  injusticias, salvo la excepción de algunos  sectores disidentes del clero, como los seguidores  de la Teología de la Liberación. En el Brasil de  los últimos años asistimos al surgimiento de una  propuesta católica oficial en respuesta a las  proposiciones del movimiento pentecostal, pero  imbuida también del mismo mensaje del movimiento  de reavivamiento moral, místico y mesiánico, que  se propone reconquistar territorios para recuperar  influencias perdidas ante los movimientos de las  iglesias pentecostales, como son las Asambleas de  Dios o la Iglesia Universal.

¿Y en el resto del mundo?

Este fenómeno no se reduce a América Latina.  Esta expansión ideológica evangélica ya desembarcó  en Africa, tocó puerto en Oceanía, llegó al Asia y  actualmente penetra las repúblicas del Cáucaso, en  la ex Unión Soviética. Se trata de la  implementación práctica de la predestinación  divina de que EEUU está --aquí y hoy día-- para  evangelizar al planeta. Esta catequización tiene  un rostro militar, una cara energético-petrolera y  también abriga a una mafia económica y financiera  dispuesta a controlarlo todo, desde la industria  energética al complejo militar industrial. Pienso  que las esencias fundamentales de la expansión  geopolítica norteamericana tienen sus raíces en  esta interpretación fundamentalista y arbitraria  de los escritos religiosos que señalan a EEUU como  'la tierra prometida', e identifican a su  población --pero sobre todo a sus elites-- como  'el pueblo elegido'. En conclusión, el  fundamentalismo religioso no sólo está presente en  ciertas iglesias islámicas, sino que también  existe en el cristianismo, en las variadas sectas  del protestantismo y también en versiones del  catolicismo como el Opus Dei. Incluso, también  podemos encontrar un fundamentalismo extremista en  la iglesia judía. Básicamente, estamos frente a  una confrontación de dos fundamentalismos, el  islámico y el judeo-cristiano.



Febrero de  2006