CONTATTI: info@latinoamerica-online.info                                     home page

 
 

Latinoamerica in  Italia

Appuntamenti  

Ritrovi

Lingue e Cultura

Solidarietà 

Indirizzi utili

Latinoamerica-online, 

Viaggi

Sport Avventura

Relax

Cultura

Natura

Viaggi solidali

Con chi viaggiare

latinoamerica

Cultura Società

Haiti

Arte e Cultura

Cinema  Teatro

Letteratura

Musica

Natura ambiente

Afroamerica

Popoli Indigeni

Società

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bolivia - Plan Nacional de Desarrollo

 

Gobierno de la República de Bolivia  -  Ministerio de Planificación de Desarrollo  

 

 

www.planificacion.gov.bo

 

 

 

De un amigo recibimos esta carta y la publicamos para invitarlos a todos a conectarse con el sitio del gobierno de Bolivia para leer este documento tan interesante para todos nosotros, los que vivimos en otros paises también (mejor,  sobre todo para los que viven en otros paises). Publicamos una parte de él, un trocito con referencia a la filosofía general del plan y a los pueblos indigenas. Lo demás lo pueden leer a la dirección  http://www.planificacion.gov.bo/BANNER/PARA%20PAG%20WEB/pdf/2-1.pdf

 

 

Hola amig@s lind@s y querid@s,

En este momento estoy más alto que ustedes ... ¡y sin tacones!  les escribo de los 4000 metros de La Paz, en donde no he entendido todavía de qué lugar saco el oxigeno que respiro.

Encontré una realidad muy intrigante y estupefaciente. En el Ministerio de Planificación me entregaron el Plan Nacional de desarrollo y me quedé surprendido, estupefacto, más bien. Imaginense un plan nacional de desarrollo escrito por un kogi de la Sierra Nevada, o un kakchiquel, o un quiché. Igualito.

Allí se afirma que la filosofía de cada acción en el ámbito del desarrollo se basa en el Vivir Bien, ósea ser en armonía con sigo, con los demás y con la naturaleza. Lo cual no significa -especifican- vivir mejor , lo que es un concepto occidental e individualista que a menudo se realiza explotando a los demás seres o la naturaleza. Se lée también que la componente material es insuficiente y que el gobierno debe velar por dar espacio a la componente espiritual. Que este proyecto se basa sobre la cosmogonía de los pueblos indígenas de Bolivia.

Qué le parece? Es la primera vez en mi vida que escucho la palabra espiritualidad por boca de un Ministro que no es del Estado Vaticano. Es algo muy especial lo que se está viviendo en estos tiempos aquí.

 

_________________________________________________

 

[...]

Vivir Bien: el fundamento de la nueva propuesta de desarrollo

 

Nuestra propuesta se basa en la concepción del Vivir Bien, propia de las culturas originarias e indígenas de Bolivia. A partir de los elementos comunitarios enraizados en los pueblos indígenas, en las comunidades agrarias, nómadas y urbanas de las tierras bajas y las tierras altas, postula una visión cosmocéntrica que supera los contenidos etnocéntricos tradicionales del desarrollo.

 

El Vivir Bien expresa el encuentro entre pueblos y comunidades, respetando la diversidad e identidad cultural; es decir, “vivir bien entre nosotros”. Es una convivencia comunitaria, con interculturalidad y sin asimetrías de poder, “no se puede vivir bien si los demás viven mal”, se trata de vivir como parte de la comunidad, con protección de ella. Al mismo tiempo, vivir bien en armonía con la naturaleza significa “vivir en equilibrio con lo que nos rodea”.

 

Entonces, significa también “vivir bien contigo y conmigo”, lo cual es diferente del “vivir mejor” occidental, que es individual, separado de los demás e inclusive a expensas de los demás y separado de la naturaleza.

 

El Vivir Bien es la expresión cultural que condensa la forma de entender la satisfacción compartida de las necesidades humanas más allá del ámbito de lo material y económico, porque incluye la afectividad, el reconocimiento y prestigio social, a diferencia del concepto occidental de “bienestar” que está limitado al acceso y a la acumulación de bienes materiales.

 

Es una práctica relacionada con la dignidad, la independencia y la singularidad, con las lenguas nativas y el bilingüismo y con dimensiones inmateriales y subjetivas, como el aprecio y reconocimiento comunitario, el afecto y el ocio traducido en la fiesta.

 

En un país multiétnico y pluricultural el desarrollo tiene que edificarse desde una lógica plurinacional de “convivencia civilizatoria”, que articule las diversas maneras de percibir, asumir, interpretar la vida, la sociedad, la naturaleza, la economía y el Estado.

 

El Vivir Bien es la demanda de humanización del desarrollo en el sentido de advertir que la diversidad cultural permite asegurar la responsabilidad y obligación social en el desempeño de la gestión pública, de tal manera que el desarrollo se convierte en un proceso colectivo de decisión y acción de la sociedad como sujeto activo y no como receptores de directrices verticales.

 

Así, el Vivir Bien será entendida como el acceso y disfrute de los bienes materiales y de la realización efectiva, subjetiva, intelectual y espiritual, en armonía con la naturaleza y en comunidad con los seres humanos.  

[...]

 

La interculturalidad y la diversidad como base de la acumulación interna y la calidad de vida

 

Uno de los núcleos del nuevo patrón de desarrollo propuesto es la interculturalidad como relación entre varias culturas dentro de un mismo territorio; como interacción, intercambio y comunicación cultural y como reconocimiento, aceptación y reciprocidad con el “otro”. La interculturalidad es el motor del desarrollo, pues permite que las culturas interactúen, compartan valores, se complementen y se reconozcan promoviendo relaciones igualitarias entre los seres humanos y los pueblos. La interculturalidad es una construcción opuesta al etnocentrismo.

[...]

 

La ruta para la descolonización del Estado desde el Estado

 

[...]

En este sentido, replantearemos el diseño de las instituciones en base a una propuesta multiétnica y pluricultural, lo cual no significa sustituir la hegemonía señorial por la hegemonía indígena sino componer una nueva institucionalidad que permita la democratización del país, con la incorporación de instituciones y formas ajenas a la modernidad.

 

Restarle centralidad a la cultura dominante es un requisito indispensable de la descolonización porque las herencias coloniales se asientan en representaciones, discursos y estructuras ideológicas con contenido racial y étnico.

El centro neurálgico de la colonialidad es la administración de la lengua y del conocimiento.

 

La incorporación concertada y participativa en la gestión estatal de la diversidad de sujetos y movimientos sociales, y clases trabajadoras del campo y de la ciudad, reconociendo las formas comunales asociadas a prácticas solidarias y cooperativas, es parte de la descolonización del Estado, al igual que el reconocimiento y la valorización de las economías comunales indígenas y campesinas, porque posibilita la construcción de un Estado para todos con la participación de todos. Por lo tanto, es una prioridad de la descolonización del Estado el cambio de la ilegalización histórica de las economías indígenas y el reconocimiento legal de su existencia así como la necesidad de su normatividad positiva.

 

Las nuevas dimensiones del desarrollo: consolidación y complementariedad de identidades y valores

 

Las identidades pueden llegar a consolidarse y complementarse enriqueciéndose mutuamente, para eso es necesario considerar la diversidad cultural de los grupos humanos como una construcción social, a fin de establecer vínculos e intercambios culturales que permitan superar la visión de la identidad como un hecho de confrontación con los demás.

 

Para eso es necesario articular los elementos relevantes y definitorios de las identidades colectivas –como los vínculos de sangre, el color de la piel, el lugar de nacimiento, los rasgos físicos, la lengua y la vestimenta– de manera que éstos sean comprendidos, respetados y conjugados de forma enriquecedora convirtiendo la diversidad en un factor de cohesión social y no de separación y enfrentamiento.

 

Construir espacios que permitan la complementariedad de las identidades y la generación de valores compartidos entre éstas; considerar que la humanidad –después de sangrientos y dolorosos procesos– ha superado, hace más de medio siglo, el argumento erróneo de la existencia de razas porque no existe duda de que la especie humana es única y que las diferencias culturales son una construcción social.

 

De tal manera que todas las culturas son mestizas en la medida que reciben aportes de otras identidades diferenciadas. Por lo tanto, el mestizaje es un punto de llegada y no de partida. Así la revalorización de las identidades debe partir del concepto de las culturas como espacios de condensación de anhelos, costumbres, poderes, deseos, gustos, imaginaciones, de actos de personas y grupos relativamente compactos que mutuamente se intercruzan, se seducen y toleran, se confrontan y se aceptan e imponen.

 

Construir esquemas de complementariedad de identidades y de generación de valores compartidos implica romper el modo histórico como se ha producido y se está produciendo la cultura desde el control de reducidas élites, que disciplinan constantemente la elaboración y difusión de representaciones discursivas. Contra esta forma elitista de creación de la cultura, se propone la incorporación de una matriz cultural heterogénea, que combine las distintas voces de la diversidad, sin imposiciones ni predominios.

 

 

 

 

Febrero de 2008

_________________________________________________

 

Direttore responsabile Mariella Moresco © Tutti i diritti riservati  ISSN 1824-1360 

Reg.Trib.Milano 768 1/12/2000 e 258 13/04/2004