mostra fotografica   arte e cultura   letteratura   musica   cinema e teatro   feste e tradizioni   natura e ambiente   viaggi

popoli indigeni   afroamerica   società   appuntamenti   leggere/ascoltare   studi e ricerche

www.caribenet.info

el portal del Caribe

Natura e ambiente

 

 

 

 

Preocupa la situación actual de América Latina por el cambio climático 

 

 

Roberto Molina (PL) 

 

 

La preocupante situación actual de América Latina en  materia de cambios climáticos, pero también las  posibilidades de revertirla con una adecuada estrategia  de desarrollo fueron expuestas ampliamente en Buenos  Aires por un alto funcionario de la ONU.

El director de la Oficina Regional para América Latina y  el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Medio  Ambiente (PNUMA), Ricardo Sánchez Sosa, sostuvo un  encuentro informal con un grupo de periodistas de habla  hispana para abordar este tema de incuestionable  actualidad.

Lo hizo en un pequeño salón del centro de prensa de la X  Conferencia de las Partes de la Convención Marco de la  ONU sobre Cambio Climático, iniciada en Buenos Aires el  pasado día 6 y que concluirá el 17.

Sánchez Sosa, quien presentó en este foro una versión  del informe Cambio Climático en América Latina y el  Caribe, empezó su introducción al diálogo elogiando el  programa de Brasil, expuesto aquí, para el control de la  deforestación en la Amazonia.

Lo calificó de muy completo, abarcador, objetivo y con  tareas muy claras y bien definidas que deberán arrojar  resultados positivos a corto, mediano y largo plazos.

Enseguida, abordó el tema de los gases de efecto  invernadero (GEI) en América Latina y el Caribe (ALC)  sobre lo cual subrayó que la región tiene emisiones muy  bajas en comparación con el resto del mundo.

Sin embargo, apuntó, en relación con las emisiones  debido al cambio del uso del suelo, produce más del 48  por ciento del total global, como consecuencia de los  procesos de deforestación de los últimos años, que en la  década de 1990 rebasó los 46 millones de hectáreas.

Como ejemplo de ese proceso señaló los 25 mil kilómetros  cuadrados perdidos en 2003 en la Amazonia, más de 700  mil hectáreas por año en México, unas 300 mil anuales en  los países andinos y Centroamérica con la principal tasa  de deforestación del planeta.

'En la región -remarcó Sánchez- sólo hay tres países que  han incrementado sus superficies de bosque, Uruguay,  Costa Rica y Cuba, todos los demás continúan con  tendencias de disminución de su cubierta forestal'.

Resaltó que el tema de las emisiones de GEI es muy  importante para América Latina y el Caribe, y de ahí la  importancia que la región le concede, de lo cual es  muestra que 32 de sus países ratificaron la Convención  Marco sobre Cambio Climático, 27 el Protocolo de Kyoto y  31 han presentado sus comunicaciones nacionales sobre  este tema.

Ello se debe al alto nivel de vulnerabilidad en esta  área geográfica, debido a la deforestación, degradación  de suelos y la urbanización acelerada en la segunda  mitad del siglo XX.

Este último aspecto, recordó, incrementó los problemas  en las ciudades con la polución del aire, el manejo de  los residuos sólidos, el agua y la contaminación.

Subrayó que en la región apenas el 40 por ciento de los  residuos sólidos se maneja adecuadamente y entre el 10 y  el 15 por ciento de las aguas residuales urbanas reciben  tratamiento adecuado antes de verterse a ríos,  corrientes subterráneas y zonas marino-costeras.

A este panorama se añade que el 75 por ciento de la  población latinoamericana y caribeña vive en ciudades y  de ellas varios millones lo hacen en zonas no  calificadas para el hábitat.

Sánchez apuntó que debido al cambio climático crecieron  fenómenos como El Niño, la frecuencia de las lluvias y  huracanes y el aumento de las inundaciones debido a la  deforestación.

Recordó que en la Cumbre de la Tierra de Río (1992) se  proclamó que para emprender acciones hay que resolver  primero dos problemas: el cambio de los patrones de  producción y consumo de los países desarrollados y el de  la deuda externa de los estados en desarrollo.

En estos momentos, remarcó, cuando aún no se han  resuelto esas dos cuestiones, se generaron nuevas, pues  con el modelo económico asociado al Consenso de  Washington, se ha producido la volatilidad financiera y  ello derivó en las crisis económicas en México, Brasil y  Rusia, y la agudización del impacto de los desastres  naturales.

Puntualizó que en América Latina y el Caribe en la  década de los 90, hubo un crecimiento de casi el doble  de las pérdidas como consecuencia de esos fenómenos de  la naturaleza y el pronóstico es que eso puede crecer  aún más con el aumento de su frecuencia.

Como ejemplo puso que en 1998, el año más caliente,  cuando la temperatura del mar en el Caribe tuvo un grado  por encima del promedio histórico, murió el 30 por  ciento de los arrecifes coralinos.

Si el Caribe vive del turismo y se afectan sus zonas  costeras como resultado de la elevación del nivel del  mar y de la temperatura del agua, esa industria sufrirá  sensiblemente, vaticinó.

El alto funcionario de la ONU dijo que, a pesar de esta  grave situación, si se produce un cambio y se establece  una estrategia de desarrollo sostenible adecuada, la  región tiene oportunidades importantes.

Ello se debe, dijo, a que con sólo el nueve por ciento  de la población mundial tiene el 30 por ciento de los  recursos hídricos, las mayores reservas de tierras  agrícolas y el llamado bono demográfico, es decir, que  en los próximos 25 años el grueso de la población estará  en la edad productiva.

También, remarcó Sánchez, es la región en desarrollo con  mayor esperanza de vida, mayor población urbana, mayor  nivel de alfabetización y de igualdad de la mujer,  indispensable para un desarrollo sostenible, que puede  alcanzarse sin mayores complicaciones.

Opinó que para revertir el proceso actual y beneficiarse  de esas ventajas comparativas con otras regiones en  desarrollo, América latina y el Caribe tiene como  prioridad luchar contra la pobreza y la desigualdad.

Dijo que hay 224 millones de pobres y su número crece en  cifras absolutas, y la región es la más desigual del  mundo, con una relación de 19 a uno entre el 20 por  ciento de población con mayores ingresos y el 20 por  ciento con los menores.

Subrayó que debe resolverse el problema del empleo, sin  los mecanismos del mercado, con inversiones enfiladas a  la creación de puestos de trabajo de calidad, para  cortar la alucinante fuga de cerebros, que alcanza más 

de medio millón de profesionales. Todo esto, unido a un concepto moderno de propiedad  privada, y al desarrollo de la democracia para que los  gobernantes sean empleados del pueblo y no individuos  susceptibles de corrupción, contribuiría a buscar  soluciones ante el cambio climático, resumió el alto  funcionario del PNUMA.

 

www.argenpress.info   12/12/2004

 

 

Latinoamerica-online 

Ass. Cult. Imago Mundi - Direttore  responsabile Mariella Moresco Fornasier

  Registrazione presso il Tribunale di Milano n. 768 del 1/12/2000  e n. 258 del 13/04/2004 

ISSN 1824-1360 © Tutti i diritti riservati