mostra fotografica   arte e cultura   letteratura   musica   cinema e teatro   feste e tradizioni   natura e ambiente   viaggi

popoli indigeni   afroamerica   società   appuntamenti   leggere/ascoltare   studi e ricerche

www.caribenet.info

el portal del Caribe

Natura e ambiente

 

 

 

 

La alpaca, reina de la última frontera con el cielo  


Raimundo López 


Uno de los más hermosos camélidos sudamericanos, la alpaca, vuelve a reinar en las alturas del altiplano del sureste del Perú, una especie de última frontera con el cielo, intensamente azul.

Miembro de una familia animal acostumbrada a las adversidades de la naturaleza, físicamente, nada tiene que ver con la imagen del miembro más famoso de esta, el camello del desierto africano. 
Se asemeja más a otros ejemplares de esta raza en la región: la llama y la vicuña. Esta última, más pequeña y delicada, e incluso más independiente -no se reproduce en cautiverio-, tiene un espacio en el escudo del Perú. 
Como sus pares, la alpaca evolucionó para sobrevivir en condiciones extremas, como las reinantes a partir de los 4.300 metros sobre el nivel del mar, zonas frías y de escasos pastos.

A ese nivel, los valles del altiplano y las redondeadas colinas que los rodean, limadas por millones de años de erosión, parecen estar cubiertos por un fino tapiz de hierba verde, sobre el cual no sobresale el menor rastro de otra vegetación.

Su carne y, sobre todo su fina y sedosa lana, ayudaron a sobrevivir a los habitantes de estos inhóspitos parajes aún desde antes la expansión del imperio inca, hace más de seis siglos.

Sin embargo, de acuerdo con los investigadores, los primeros peruanos dejaron pocos rastros de la presencia de la alpaca en sus vidas, más acompañadas por las llamas, un fuerte y resistente animal de carga de las cumbres andinas.

Actualmente sus abrigadoras fibras, y en menor medida su carne, les han devuelto una singular importancia económica e incluso hecho víctimas de un criminal contrabando que ha

despojado al país de muchos de los mejores ejemplares. 
Se estima que más de 150.000 alpacas se encuentran en países como Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y hasta incluso en el

frío Reino Unido. 
Expertos de la zona explicaron que una alpaca por la cual un ganadero de la zona recibe cerca de 300 soles -unos 92 dólares-, alcanza un valor de exportación en países vecinos que supera los 10 mil dólares.

Hay dos clases de alpacas: la huacaya, más rústica y resistente, y la suri, que produce una lana larga y fina, pero es más delicada para su crianza, las cuales, en conjunto, se estiman en más de 1.600.000 actualmente en Perú.

En el distrito de Nuñoa, en el departamento de Puno, sus pobladores se ufanan de ser la capital mundial de la suri y, para una visita, los criadores sacaron a relucir sus animales más preciados y hermosos.

Para protegerlos de los frecuentes robos y el contrabando, el Ministerio de Agricultura y la Comisión Nacional de Camélidos Sudamericanos pusieron en marcha un ambicioso programa de identificación y localización.

Se trata de un minúsculo chip, inyectado bajo la piel del animal, que permite, mediante aparatos lectores, identificarlo y detectar su paso por los puestos fronterizos u otros sitios.

En el lugar, a 4.300 metros sobre el nivel del mar, concentra la crianza de la alpaca suri la empresa Alianza Rural, la única sobreviviente de 43 de propiedad social fundadas hace tres décadas.

Hay un orgullo sencillo de los pobladores al mostrar los lanudos animales, blancos en todos los tonos, carmelitas o de un negro brillante. Esa lana, sedosa y suave al tacto, será, más tarde, un elegante abrigo en algún lugar distante.

Y no es para menos: al margen del proceso industrial, a la alpaca le toma tres años ver crecer su cotizado pelo, hasta que le cuelga en largos rizos desde el lomo y le cubre la cara, una de las que refleja más ternura en el reino animal.


www.argenpress.info    11/4/2005

 

 

Latinoamerica-online 

Ass. Cult. Imago Mundi - Direttore  responsabile Mariella Moresco Fornasier

  Registrazione presso il Tribunale di Milano n. 768 del 1/12/2000  e n. 258 del 13/04/2004 

ISSN 1824-1360 © Tutti i diritti riservati