mostra fotografica   arte e cultura   letteratura   musica   cinema e teatro   feste e tradizioni   natura e ambiente   viaggi

popoli indigeni   afroamerica   società   appuntamenti   leggere/ascoltare   studi e ricerche

www.caribenet.info

el portal del Caribe

Natura e ambiente

 

 

 

 

Chile - Las necesarias alianzas entre la Sociedad Civil y el

Estado: Fondos públicos y proyectos medio ambientales


www.forociudadano.cl

 

Si deseas, escucha el Foro radial que dio origen a este artículo

 

El tejido social de una nación, las redes, temas, acciones, proyectos y voces de la sociedad civil, es lo que permite que exista un sistema de gobierno democrático.

Las leyes no garantizan plenamente la mantención de la democracia, sino las personas y las organizaciones sociales fuertes, organizadas y con expresión.

Pero los recursos con que este tipo de agrupaciones cuentan son limitados. Por esto, el Estado, por medio de fondos públicos concursables, les entrega financiamiento que les permitan fortalecer su gestión interna y desarrollar actividades en temas que ellas consideran prioritarios, como el caso del Fondo de Desarrollo de la Sociedad Civil, ejecutado por la División de Organizaciones Sociales (D.O.S) del Ministerio de la Secretaría General de Gobierno.

La permanencia y el asentamiento de una sociedad civil fuerte, además se torna fundamental porque de ella surgen los nuevos temas que se discuten y desarrollan en un país, por lo tanto, al otorgarles recursos se potencia a la vez una apertura en las temáticas, el desarrollo de nuevas áreas y una mayor cercanía a la realidad cotidiana de las y los ciudadanos.

“Los nuevos temas surgen de la vida misma, por eso son importantes las organizaciones de base, que somos cables a tierra, somos la antena del día a día. Lo interesante de esto es que si hay una red potente de organizaciones de base que se expresen a través de los medios de comunicación, van captando temas que desde la política no se captan”, expresa Fernando Arraño, director del Consejo Ecológico de Melipilla.

Es el caso de los proyectos ligados al medio ambiente, un área de preocupación y estudio relativamente nueva, pero que dentro de la sociedad civil ya cuenta con gran cantidad y diversidad de organizaciones que trabajan en ella y que, a través de sus proyectos, también han accedido al financiamiento público del Fondo de Desarrollo de la Sociedad Civil.
Gracias a los recursos obtenidos por medio de este Fondo, organizaciones como Actitud Animal, una coordinadora de agrupaciones de defensa de los animales, logró realizar un encuentro nacional que reunió a 150 representantes animalistas, quienes formaron una red.

“Es la primera vez que se realizó un encuentro. Habíamos formado una red por Internet, nunca nos habíamos visto las caras y era un anhelo hace tres o cuatro años, pero no contamos con los fondos. Cuando conseguimos hacer el encuentro y ver que todo resultó bien, fue espectacular”, cuenta César Sánchez, coordinador de Actitud Animal.

Una experiencia parecida vivieron organizaciones como el Consejo Ecológico de Melipilla, que con estos fondos realizó una escuela de voluntariado ambiental y acciones de limpieza de terrenos, o la Fundación Casa de la Paz que ha desarrollado proyectos que, entre otras cosas, fomentan políticas de educación para un desarrollo sustentable.

Sin embargo, para que las cosas funcionen, no se requiere solamente que el Estado aporte recursos, también es necesario el esfuerzo y el interés de parte las organizaciones sociales.

“Ha cambiado el rol del Estado, ya no es un Estado proveedor que tiene que ser el que canaliza todos los recursos que se requieren para promover estos temas de interés público. Desde el punto de vista de las organizaciones sociales, es cómo hacer más eficiente el uso de recursos limitados (…) Hay una gran competencia por esos recursos porque forman parte de una fuente de financiamiento importante. Hay un desafío de innovación para apalancar recursos de otras fuentes. Trabajar todos juntos en función de un objetivo común”, señala Regina Massai, directora ejecutiva de la Fundación Casa de la Paz.
Y por lo visto, la sociedad civil chilena energías le sobran. Al contrario de lo que se dice normalmente sobre la apatía y el individualismo nacional, cada vez que se abren las postulaciones al Fondo de la D.O.S son cientos las iniciativas que presentan proyectos.

“Cada vez que hay un concurso, hay expectativas, es ver colas y colas de organizaciones presentando proyectos y tú sabes que los recursos son limitados”, afirma Arraño.

Para la directora ejecutiva de la Casa de la Paz, la alta concurrencia de organizaciones que postulan a estos fondos demuestra cómo ha crecido la sociedad civil en Chile y sus capacidades para desarrollar proyectos.

“Lo importante que uno ve ahí, en el Fondo de Desarrollo de la Sociedad Civil, es que hay una mayor capacidad para presentar proyectos, que era un déficit. Una cosa eran recursos limitados que no llegaban a las organizaciones de base y, por otra parte, la incapacidad de parte de las organizaciones sociales de poder postular o tener la información de que estos fondos existen. Eso habla de que hoy hay más difusión, un acceso más universal a estos fondos”, opina.

Asociatividad

Además de otorgar financiamiento a las organizaciones, este fondo pone en sus bases condiciones que promueven la asociación y formación de redes al interior del mundo social, con el fin de aunar esfuerzos, compartir experiencias y conocimientos, además de hacer más eficiente el uso de los recursos. De hecho, los proyectos que postulan a este fondo tienen que, necesariamente, presentarse con una organización líder y otras asociadas en el mismo objetivo.

“Se tiende a ver que es una torta chica que tenemos que repartir entre muchos y no se ve que juntos podemos hacer crecer la torta, una torta más grande que repartimos entre más. En el trabajo de construir confianzas y consensuar acuerdos está la base para que estos fondos sean exitosos. Lo que rescato del Fondo es que explícitamente promueve que uno se asocie y para asociarnos tenemos que tener un objetivo, encontrar algo que a uno lo lleve a hacer un proyecto en común, eso implica estar transfiriendo los conocimientos y aprendizajes para poder compartir recursos y hacer crecer la torta”, expone Massai.

Pero asociarse no es fácil. Además de buscar objetivos en común, se deben crear las confianzas necesarias para desarrollar juntas y juntos un proyecto, algo que no es muy común en estos días.

“La cultura de trabajo asociativo entre las organizaciones es muy dura y cuesta construir confianza. Nosotros hemos hecho un esfuerzo de muchos años, respetando la temática de cada organización”, dice Arraño, quien cuenta que en Melipilla existen alrededor de 800 organizaciones de base.

 

Septiembre de 2005

 

 

Latinoamerica-online 

Ass. Cult. Imago Mundi - Direttore  responsabile Mariella Moresco Fornasier

  Registrazione presso il Tribunale di Milano n. 768 del 1/12/2000  e n. 258 del 13/04/2004 

ISSN 1824-1360 © Tutti i diritti riservati